Fronteras derrumbadas ¿Hacia dónde vamos?​

La importancia del trabajo en la vida del ser humano va más allá de lo económico, se dice que el trabajo dignifica, da sentido a nuestros días y ocupa un lugar cardinal en los sujetos. Tanto es así que el mundo laboral ha ido ganando terreno cada vez más en nuestras vidas, poco a poco ha ido penetrando en nuestros espacios más íntimos haciendo que las fronteras que separaban vida personal de vida laboral desaparezcan casi por completo.

 

Cada vez las empresas demandan más excelencia por parte de sus empleados, exigiendo autogestión, manejo de ansiedades y estrés, tolerancia a frustraciones, autorrealización, resolución, proactividad, flexibilidad extrema, liderazgo y más, más y más!

 

En tal sentido es interesante cuestionarse por nuestra estructura psíquica, ¿Que sucede con ella en este escenario?

 

Como es esperable comienza a dar señales, dando lugar a las conocidas enfermedades de la excelencia. El esfuerzo desmedido por alcanzar valores que la sociedad impone (o mejor aún, que uno mismo se impone) trae como consecuencia un agotamiento físico y mental que deja al descubierto un derrumbe interno, prueba de ello es el Burnout, enfermedad reconocida como síndrome del quemado, que sobreviene luego de agotar todos los recursos orientados a la obtención de una recompensa; hacer más de lo que se puede para alcanzar el objetivo es la consigna, y esta parece ser la condición primordial para darle hoy sentido a nuestras vidas y pertenecer.

 

El deseo de alcanzar el éxito, el narcisismo que ello conlleva y la necesidad de aprobación social traen sus consecuencias y el cuerpo es víctima de ello.

Es momento de cuestionarnos... ¿Hacia dónde vamos? Derrumbe de fronteras, exigencias extremas, derrumbe interno.

Please reload

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now