La empresa hoy, un mosaico generacional

 

Las personas de una misma edad comparten ciertos hitos temporales que han marcado las diferentes etapas de sus vidas. De este modo, los coetáneos tienden a compartir ciertas experiencias, valores y modos de vida comunes.

Las organizaciones no son ajenas a esto, al menos dos generaciones componen el mundo laboral y comparten realidades organizacionales. Estas compañías intergeneracionales deben contemplar diferentes modelos ya que se trata de “empleados que conviven en el mismo lugar, pero tienen hábitos, costumbres y valores diferentes. El punto es trabajar en el respeto mutuo, en la tolerancia y también en el entendimiento”.[1]

 

Satisfacer los valores personales de cada generación implica pensar, desde las organizaciones, diferentes estrategias motivacionales, ya que lo que estimula a una generación posiblemente sea muy diferente a lo que moviliza a otra. Si las personas provienen de distintas generaciones, deben ser tratadas de un modo que contemple esas diferencias y considere los factores motivacionales que actúan en su desarrollo. En tal sentido, es imprescindible que el grueso del mercado laboral comprenda qué es lo que motiva a cada generación con el fin de aprovechar todo su potencial. 

Considerando a las empresas como un mosaico de generaciones con creencias y valores radicalmente distintos, el desafío es lograr detectar sus necesidades e intereses y conocer sus valores, a fin de conseguir la integración entre ellas. Recursos Humanos no debe perder de vista los deseos, preferencias y motivaciones de los empleados, responder a las necesidades de la gente y, como agentes de cambio, ayudar a que el cambio se haga realidad.

Teniendo en cuenta estas diferencias generacionales y de mentalidades que conviven hoy en el mundo laboral, es interesante pensar cómo ello repercute en la identidad de la persona, entendiendo que el trabajo no solo es el sustento económico, sino que estructura la personalidad, ofrece un rol en la sociedad y otorga estatus. Además del sustento económico, las personas  encuentran en su labor la posibilidad de creación, de expresión y desarrollo personal. 

 

Nota: extracción de texto de la Tesis de Maestría de Recursos Humanos de la Universidad de Buenos Aires  Tema: “Desarrollo Personal y Profesional” – Autora Lic. María Alejandra Chappaz

 

[1] Maison, Pablo “El trabajo en la posmodernidad “. Ed. Granica. 2014.

Please reload

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now