La Motivación en el mercado laboral actual

La organización del trabajo se encuentra transitando un cambio que llega a través de la tecnología; nuevos códigos que deben ser comprendidos y asimilados, se trata de una nueva sociedad, la “Sociedad del conocimiento” que se vuelve necesaria para competir y tener éxito en el mundo moderno. En este escenario el desarrollo de las personas se convierte en un factor central. Los profesionales deben estar altamente motivados para producir los resultados esperados por las organizaciones. Lo interesante entonces reside en comprender las causas que movilizan a cada individuo a continuar formándose.

Nos encontramos atravesados por la posmodernidad laboral, es decir, por  movimientos culturales que surgen del proceso de globalización de la economía a nivel mundial. La celeridad con que se mueve hoy el mercado hace que los profesionales busquen nuevos retos permanentemente, demandando a su vez el desarrollo de nuevas competencias y la actualización constante de conocimientos.

Alejandro Melamed habla de “organizaciones depredadoras” resultantes de los cambios estructurales y veloces que vivenciamos hoy en el ámbito laboral, y que son responsables del impacto negativo que generan tanto en la salud psicofísica como en la vida personal y laboral. Dichas organizaciones se caracterizan por generar un tipo de fenómeno, la depredación, que se evidencia en demandas excesivas hacia los sujetos independientemente de la edad, el género, las áreas de la organización y actividad a la que se dediquen. Un común denominador es que son organizaciones, empresas alineadas con la idea de competitividad, considerada como indispensable para enfrentar y sobrevivir a las hostiles situaciones del presente. El autor sostiene que los desafíos ante los que se encuentran las personas están relacionados con capacidades y competencias interpersonales cada vez más complejas y una necesidad de actualización que se manifiesta a través de la realización de cursos de grado, posgrado, masters, etc.[1]

La clave hoy reside en comprender que la principal fuente de creación de ventaja competitiva de las personas habita en el conocimiento, en la aprehensión y en su transmisión. De este modo el desarrollo se vuelve un aspecto fundamental para el buen funcionamiento de cualquier organización y en ello la motivación resulta un factor crucial para el progreso de las personas.

Descubrir los elementos que vehiculizan el proceso de desarrollo, permite desde las organizaciones, contar con los recursos y  herramientas necesarios para atraer, motivar y retener en la actualidad a aquellos talentos que la conforman.

 

Nota: extracción de texto de la Tesis de Maestría de Recursos Humanos de la Universidad de Buenos Aires  Tema: “Desarrollo Personal y Profesional” – Autora Lic. María Alejandra Chappaz

 

 

[1] Melamed, Alejandro. “Empresas Depredadoras, recursos no tan humanos”. Buenos Aires: Paidos. 2006

Please reload

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now